Camino

Ni suerte, ni azar.

Trabajo duro día a día.

Esfuerzo, dedicación.

Sacrificios y elecciones.

No ha habido regalos.

No ha habido préstamos.

No debo nada a nadie.

No tengo mis números en rojos.

Saludo y agradezco a quienes me han tendido su mano.

Sonrío a los que me han vendido, y no por falsedad, no.

Sonrío por sus enseñanzas, sus retos.

Sonrío confiado, sonrío tranquilo.

Pasos firmes adelante. Aguantando los golpes.

Besando la lona y resurgiendo sobre cenizas como el pequeño Fénix.

Sangrando en herida abierta hasta cerrarla con valores.

Sanando infecciones de gente sin escrúpulos.

Siendo David contra su Goliat.

Siendo la piedra en el zapato del opresor.

Tendiendo mi mano a otros como yo.

Todo llega y todo pasa.

Todo vuelve a su cauce, a su equilibrio.

Todos pagaremos nuestros peajes.

Y cuando tú lo hagas, allí estaré, sonriendo.

Porque como bien sabes…

…el norte nunca olvida.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s