No te lo mereces

¿ Por qué dices que lo mereces?

¿ Por qué un fallo se convierte en penitencia?
Tienes derecho a equivocarte,
una, cien y mil veces,
una y otra vez.
Darte cabezazos contra un muro hasta poder tirarlo.
Tu constancia te identifica,
tus noches en vela sólo son pequeñas piedras en un camino que pronto llegará a su objetivo,
a casa, a ti.
Enraizar en una tierra que ya pisas,
creer y crecer,
regarte y cuidarte día a día.
Dejar fluir al río de tu corazón por las laderas de tus senderos.
Navegarte, pensarte.
Saber que y como eres,
lo que quieres y, sobre todo, lo que nunca querrás ser.
Afianzar tus valores y tu moral.
Decidir si sola o acompañada pero siempre de tu mano.
Tropezar de nuevo y caer,
pero levantarse siempre una vez más.
¿ Por qué dices que lo mereces?
Si andas tu camino hacia delante,
con la cabeza alta,
saltando precipicios,
empoderando tu alma.
Creciendo fuerte y rompiendo muros,
tus muros autoimpuestos,
acercándote a tu perfección,
a tu ser,
a ti.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s