Mira

Que si.

Que bien.
Que me parece genial.
Que lo entiendo perfectamente.
Que quizás, hasta yo haría lo mismo.
Que puede que sea lo más humano del mundo.
Pero ya no,
ya basta.
Deja de lamentarte.
De lamerte las heridas.
De llorar por las esquinas.
Planta tu primera semilla.
Usa esas lágrimas que has derramado para regarte.
Aprovecha que has tocado fondo para coger impulso.
Crece desde dentro, mírate, abrázate y quiérete.
Mira atrás sólo para recordar de donde vienes.
Para rememorar viejas derrotas que hoy te hacen fuerte.
Para perdonarte todo ese tiempo en el que no te reconocías,
en el que no eras tú.
Mira adelante, sólo para proyectarte,
sin prisas pero sin pausas.
Focaliza tu objetivo y muere por él.
Que tu fin sea la vida,
y tú vida, el camino que solamente tu elijas.
Mira a los lados, sólo para ver quien te acompaña.
Que no te importe si hoy no hay nadie, mañana será otro día.
Si estás en lo cierto, tú te acompañarás
y tu luz,
esa que guía tu camino,
pronto atraerá otras almas que brillarán.
Mira hacia abajo, para comprobar tus pies en el suelo.
Pies que no pisotean, sólo dan pasos.
Camina a medio metro del suelo para no tropezar,
pero nunca lo hagas más arriba,
nunca mires por encima del hombro,
pero tampoco te permitas mirar desde abajo.
Mira al frente, guiate por y para ti.
No frenes ahora que has comenzado.
Pero para si así te lo dicta tu alma,
para para observar todo lo que has caminado
y todo lo que resta todavía.
Mira dentro de ti y siente el orgullo de vivir.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s